download as pdf

PUBLISHED 08-30-18

¿Es tiempo de dejar atrás el IMC?

Medir tu índice de masa corporal (IMC) puede que no te brinde un panorama preciso sobre tu salud en general. Una mejor referencia podría ser la masa corporal magra (MCM), que mide la masa muscular -un pronosticador de tu salud- dentro de toda la composición de tu cuerpo.

Desde los años 80, las personas han utilizado dos simples mediciones para crear un panorama de la salud en general: altura y peso. Cuando divides tu peso en kilogramos entre tu altura en metros, y luego entre tu altura de nuevo, obtienes tu índice de masa muscular, comúnmente llamado IMC. Los doctores utilizan este número para indicarte si estás por debajo de tu peso, en un peso normal, con sobrepeso u obeso. Las normas generales mencionan que las personas con un IMC normal son saludables y las que están en otra categoría probablemente no.

Si esto parece muy simple, es porque lo es- engañosamente, menciona Suzzette Pereira, una investigadora que estudia el rol de los músculos en la salud y enfermedad. Ella explica que el peso por sí solo no brinda un panorama completo de la salud en general, ya que pasa por alto “las complejidades de la composición del cuerpo”-que son, las proporciones del músculo, grasa, huesos y fluidos en el cuerpo (1). Independientemente de lo que mencione Pereira, las normas generales fueron tan ampliamente aceptadas que en 2015 la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos propuso una regulación que permitiría a las empresas penalizar a los trabajadores hasta con un 30% de los costos de su seguro de salud, si su IMC no estaba en cierto rango (2).

Luego de la propuesta de la Comisión, un grupo de psicólogos de la Universidad de California (3) se dispuso a determinar si el IMC era tan determinante como se mencionaba. El equipo midió el IMC de varias personas, así como el metabolismo y la presión sanguínea. Los resultados confrontaron la calidad del IMC como un indicador de la salud en general: cerca de la mitad de las personas a las cuales el IMC les calificaba con sobrepeso u obesidad, eran saludables, mientras que una tercera parte de las personas con el IMC normal eran consideradas como poco saludables.

¿Es tiempo de dejar atrás el IMC?

Al ser basado en el peso, el IMC no diferencia entre la grasa y el músculo. Esto significa que no brinda información sobre la composición del cuerpo, lo que se convierte en un inconveniente, ya que la composición corporal define cuánta masa muscular tienes y la relación músculo-grasa en tu cuerpo. Sabiendo cuánto músculo tienes, y qué tan fuerte es este músculo, puedes saber si estás en riesgo de caer, tener una lenta recuperación de una lesión, progresión de enfermedades crónicas, entre otras. La MCM por su parte, sí clarifica cuánta masa muscular tienes.

Tener la suficiente masa muscular y fuerza es importante para el día a día. Es más, es un factor importante en la capacidad de recuperación de lesiones y enfermedades. Afortunadamente, la pérdida de músculo y la disminución funcional relacionada están adquiriendo relevancia y emergiendo como una consideración prominente para los adultos mayores. La Sarcopenia, que es el nombre clínico para la pérdida de músculo asociada con la pérdida de fuerza o funcionamiento en adultos mayores, incluso ha recibido recientemente una Clasificación Internacional como enfermedad por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (4), aumentando su visibilidad como tema médico.

¿Es tiempo de dejar atrás el IMC? ¿Es tiempo de dejar atrás el IMC?

Una persona con sobrepeso puede considerarse poco saludable basado en el IMC, pero en realidad tiene una mayor proporción de músculo a grasa que una persona con un IMC normal o bajo. Del mismo modo, una persona con un IMC bajo puede tener más masa muscular que una persona con un IMC normal, por lo que los establece para ser más saludable en la vejez, pero si sus médicos se centran exclusivamente en el IMC, se perderá esta información.

La MCM mide específicamente la masa no grasa en el cuerpo. Mantener suficiente masa muscular, a través de alimentos y ejercicios que ayuden a propiciar el músculo, pueden ayudar a prevenir la pérdida de músculo, malnutrición, y enfermedades del corazón, así como mejorar la recuperación de lesiones.

Un solo número, en efecto puede decirnos mucho, sólo que el IMC ya no es ese número en el que las personas necesitan enfocarse.

¿Cómo calcular tu MCM?

Para calcular tu MCM, primero necesitas conocer tu porcentaje de grasa corporal. Puedes obtener este dato pesándote en una escala de grasa corporal. Luego, réstale el porcentaje de grasa corporal a tu peso total. Ejemplo, si pesas 60 kilogramos y tienes 20% de grasa corporal (aproximadamente 12 kilogramos), tendrías alrededor de 48 kilogramos de masa corporal magra.

¿Es tiempo de dejar atrás el IMC?

Referencias:

  1. AmandaLeonard,SuzettePereira,DietaryFatsandRiskofChronicDisease,2006,13. 

  2. U.S.EqualEmploymentOpportunityCommission.EEOCIssuesProposedRuleonApplicationoftheADAtoEmployerWellnessPrograms.2015.www.eeoc.gov/eeoc/newsroom 

  3. InternationalJournalofObesity(2016)40,883886;doi:10.1038/ijo.2016.17;publicadoonline15marzo2016. 

  4. JustinC.Brown,MichaelO.Harhay,MeeraN.Harha.Sarcopeniaandmortalityamongapopulation-basedsampleofcommunity-dwellingolderadults,2015,Volume7,Issue3, 
 290–298.

RELATED CONTENT

Contáctanos

¿Preguntas? ¿Sugerencias? ¿Quieres saber más sobre Ensure? Por favor, no dudes en contactarnos.

Privacy Policy
Terms of Use

Contáctanos

ensure@abbott.ca

Abbott Global | Términos y Condiciones | Política de Tratamiento de Datos Personales